Desde mis entrañas, miro.

Ahora con el sueño y aguantando las ganas,
me encuentro una vez más escribiendo desde mis entrañas.

Hace tiempo que tengo algo dentro de mí, algo que me mata profundamente, por ejemplo, que nunca hubo nadie por quién morir sino por quién matar. De un tiempo a esta parte he preferido respirar profundamente e intentar entender el porqué las personas intentan arrancarte el alma cuando te ven una amenaza o te arrancan las entrañas de forma cínica para optar a un puesto mejor, de un tiempo a esta parte no he encontrado razón para entender tampoco yo porque el ser humano se le denomina como tal. Sí, hay algo dentro de mí que hace que se entristezca perdiéndose en la falta de honestidad, en aquella mirada recelosa de lo que creyeron llamar compañerismo.

Y me pregunto yo que de qué te vale, vida, si no puedes contar con nadie.

Pero entonces ocurre, te encuentras con esas personas que se rizan contigo y ya os estáis despeinando para la siguiente victoria.

Anuncios