Hiroshima, mon amour

Hemos vivido una profunda soledad que sólo el calor de los cuerpos son capaces de encontrar algo de paz, pero también un dolor y un deseo desolado donde se juntan las palabras y los silencios. Hemos vivido una historia en un lugar roto y equivocado. Quizá si estuviésemos en Hiroshima tendría sentido todo esto que escribo. Hiroshima, la ciudad del amor, una ciudad rota por las consecuencias de la bomba atómica, y quizás por eso, la única ciudad que tiene sentido hablar de amor.

 

maxresdefault

 

 

Anuncios

La habitación

Sin título-1

He creído destruir un hogar y perder la noción. He volado hacía tu nido en busca de una evasión, me he enterrado bajo las sábanas y he dejado que te hundas conmigo.

Te lo advierto, nos destruirá las ganas ya perdidas en la batalla, nos matará el beso de la muerte que se hace pasar por amante, nos alcanzará el frío en esta habitación que una vez dejamos caliente, siendo dos cuerpos inertes y un sueño ya hiriente.

La metáfora

Ha caído la noche y con ésta muchos cuerpos. He vomitado por mi garganta sus falsos nombres siendo algunos ya historia y otros los he deseado, recordando su imagen que me lleva a la masturbación.

Luego, apareciste tú, danzando a mi lado y alimentándonos a base de una relación metafísica. He creído en ti, mi amor, más allá de una religión.

He caído en tu sexo que tiene sabor de ángel.

He vuelto a encontrarme cara a cara con la tragedia y he alimentado sus ansías hasta crear un ser que vive bajo mi piel. He caído en sus ojos casi negros y me he enamorado de su belleza. Ahora no hay auxilio.

sólo tiende la mano.