VI

Ojalá vuelvan los demonios a devorarte,

sólo así volverías a mirarme a los ojos.

Sólo así, en mi marcha a ninguna otra parte,

podría verte retorciéndote de dolor entre mi pecho.

Anuncios