Reposaba ante una cama donde crecía aún más la autodestrucción de un cuerpo y supe que era el mío cuando se extendió una mano ante mi sexo. Quise besarle los labios, pero, al mirarle vi la angustia que yacía en sus ojos y comprendí que estaba ante la muerte que venía a recogerme. Fui el sufrimiento y su ser la ausencia de ésta.

pesadilla-1802
La pesadilla – Johann Heinrich Füssli

 

Anuncios