Un sin descanso inmortal, una culpabilidad casi insostenible que se sostiene ante lo inmoral, como si esa fuese mi sentencia.

Anuncios

Jamás imaginé como el hogar puede ser la quietud de quien ha muerto. O dicho de otro modo, como la muerte puede ser la quietud del hogar.