XXII

Quisiera morirme,
tantas veces
cuando al mirar hablas,
y esconderme entre
las malezas de las entrañas.
Quisiera, tal vez,
ser suicida,
mientras te cojo de la mano
en el vacío del umbral
que tanto callas.

Anuncios