XIV

Cuántas veces habré dejado de mirarte por estar llorando la ausencia, cómo puedo confesarte que me hiciste herida, de qué manera sucediste para llegar a sentir que no hay nada más que belleza en la muerte, en qué momento pasaste a ser la carga de mi soledad, por qué vuelves si ya estoy destruida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s