Sólo os pido una cosa para mi entierro: flores muertas y ningún epitafio. La tierra se ocupará del resto.

Anuncios

Celebraré mi entierro en el lugar del crimen donde he sepultado mi tumba que no tiene nombre porque no existe, sólo el infierno que se sostiene en mis costillas sabe de lo que hablo. Un infierno donde los cadáveres de animales se acurrucan alrededor de mi carne aún caliente que huele a tierra mojada y desprende odio por todas partes.